sábado, 14 de agosto de 2010

Alceo de Mitilene


He aquí algunos poemas de Alceo de Mitilene. Pueden encontrar otros dos en la entrada de este blog titulada "Cómo se analiza o comenta un poema".


21

Bebamos ya. ¿A qué esperar la hora
de las luces? Le queda un dedo al día.
Baja las copas grandes con dibujos

Pues el hijo de Sémele y de Zeus
les dio a los hombres vino para olvido
de su tristeza. Vierte una medida

de agua por dos, completas hasta el borde,
de vino; y que una copa empuje a la otra.


22

No hay que entregarle el ánimo al dolor:
nada ganamos con mortificarnos,
oh Bicquis, y el mejor de los remedios
será mandar por vino y embriagarnos.


23

Zeus manda lluvia, y una gran tormenta
baja del cielo, y hielan las corrientes.

Olvida la tormenta: échale leña
al fuego, corta, sin tasarlo, el vino
dulce como la miel, y luego acuéstate
con un cojín mullido en cada sien.


27

Rocía con esencia mi cabeza,
tan sufrida, y el pecho ya entrecano.


31

Muchacho: con el vino, la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada