martes, 9 de febrero de 2010

¿Cómo se rinde el examen final de Literaturas Clásicas?

Hola a todos:

Transcribo a continuación el último ítem de mi programa de Literaturas Clásicas, para luego explayarme sobre algunos puntos:

Características del examen final
Alumnos Regulares:
- Inscripción en la asignatura.

- Prueba Oral con Calificación Mínima: cuatro (4)
Alumnos Libres:
- Inscripción en la asignatura.

- Prueba Escrita (eliminatoria)
- Prueba Oral.

El alumno deberá presentarse a rendir con su DNI, libreta de estudiante, el programa de la asignatura y los libros de lectura obligatoria de TODO EL PROGRAMA. El examen se desarrollará de la siguiente forma:
- Los ALUMNOS REGULARES podrán elegir una unidad a desarrollar. Después de la exposición del alumno, los profesores integrantes de la mesa examinadora les formularán preguntas acerca del resto del programa.
- Los ALUMNOS LIBRES, en primera instancia, elaborarán un trabajo escrito que consistirá en el desarrollo de un cuestionario acerca de la teoría y lectura de las distintas unidades del programa. El último ítem de ese cuestionario consistirá en la redacción de un texto creativo acerca de una obra literaria del programa (carta personal, narración, descripción, diálogo, etc.). Una vez APROBADA dicha instancia, desarrollarán en forma oral una unidad del programa a elección, luego de lo cual la profesora titular de la asignatura elegirá otra unidad para su desarrollo completo. Seguidamente, los otros profesores de la mesa lo interrogarán acerca del resto de las unidades programáticas.

Observación: Es importante que en el examen final el estudiante demuestre haber leído en forma íntegra y profunda los libros señalados como lecturas obligatorias en el presente programa.

A continuación añado otras cuestiones a tener en cuenta, que planteo en forma de preguntas y respuestas. Si tienen otras preguntas o dudas, les ruego que me las envíen por correo electrónico, para poder añadirlas aquí.

¿Cuándo y dónde tengo que inscribirme para rendir?
Hay que inscribirse en las fechas dispuestas por la institución a tal efecto. Esas fechas son comunicadas por Secretaría en transparentes (dispuestos entre las oficinas de secretaría y preceptoría) y por el preceptor de la carrera. La ficha de inscripción se adquiere en Mesa de Entradas (al lado de la puerta de calle Lavalle). Una vez que se ha completado con los datos correspondientes, se hace entrega de la misma al preceptor.
IMPORTANTE: si el alumno no se inscribió en tiempo y forma, no puede rendir.

Si me inscribo y no llego a estudiar/leer todo o no me siento seguro/a, ¿puedo no presentarme?
Es preferible borrarse en el período correspondiente (hasta 48 horas antes del día de examen). De lo contrario, conviene presentarse y decirle al presidente de mesa que no se siente seguro (para no figurar como ausente). Si no se presenta, es decir, si figura como “ausente” puede ser multado. La multa consiste en perder el turno de examen siguiente.

Ahora bien, con respecto al momento del examen:

¿Cómo tengo que analizar la obra literaria?
Si bien hay elementos que son comunes a todo tipo de texto literario, sin importar el género (el por qué del título, tema principal y secundarios, personajes, etc.), cada género y cada obra tiene su propia identidad, por lo que primero hay que ubicarse en el género y la época y analizarla en consecuencia. Por ejemplo, si elijo “épica griega” hablaré en los poemas de Homero de los recursos de la oralidad presentes en el texto, de las características de los héroes épicos, de los elementos propios de la epopeya, etc. Si en cambio opto por tragedia, hablaré del destino, de los rasgos el héroe trágico, de la oposición irreductible ante la que se halla, etc. Pero lo cierto es que no tengo que sujetarme a moldes fijos, insisto: cada texto literario tiene su identidad: no es el mismo héroe trágico Edipo que Medea. Incluso las comparaciones resultan interesantes, no solamente entre obras del mismo género sino también de distintos géneros: por ejemplo, comparar el héroe épico con el trágico.
Tener el libro para citar, sobre todo los de la unidad que uno elige exponer. Cuidado que a veces se escoge mal la cita, esto puede ser por los nervios del examen o, peor, porque se malinterpretó el pasaje o la obra.

¿Qué preguntas del resto del programa pueden llegar a hacerme?
Es fundamental conocer el programa en profundidad. Conocer perfectamente la unidad que uno elige exponer y luego desconocer el resto del programa conduce, seguro, al fracaso.
Las preguntas que formula el tribunal son siempre a partir de las unidades del programa.

¿Qué aspectos tengo que tener en cuenta al rendir?
Algunos estudiantes piensan que cuando rinden examen es importante únicamente lo que dicen, independientemente de cómo lo dicen y de los movimientos o gestos que hacen. El examen es una INSTANCIA DE COMUNICACIÓN, y como nos concierne especialmente, por ser profesores y estudiantes de Lengua, es fundamental considerar:
- Dirigirse a todos los integrantes de la mesa: en ocasiones el estudiante está tan concentrado en el profesor de la materia que está rindiendo que se olvida del resto, lo cual queda bastante mal (¿a quién le gusta que lo ignoren?)
- Sentarse con la columna vertebral erguida, apoyar lo que se dice con algunos gestos (¡cuidado con apoyar la cabeza en la mano, como si estuviera a punto de dormirse una siesta!)
- Emplear un vocabulario adecuado a la situación comunicativa, es decir, académico. No decir “patas para arriba” sino “invertido”; no decir “bronca” sino “enojo, cólera, ira”, etc.
- Evitar incurrir en vicios como leísmo, loísmo, dequeísmo, etc. Esto no es casual, son vicios que uno los tiene asimilados y que debe corregir.
- Cuidarse de los vicios de dicción: comerse las “eses” finales o intermedias, pronunciar mal puede hacer fracasar un examen. Cuanto antes se detecte esto, mejor, así se corrige.
- Cuidar los modales. Algunos alumnos, seguramente por los nervios del momento, se muestran agresivos o groseros ante preguntas u observaciones de los miembros del tribunal. Eso, por supuesto, es inadmisible. El estudiante debe respeto al profesor TANTO COMO el profesor se lo debe a él.

Espero que estas líneas les hayan servido. La instancia de evaluación es lo más duro e ingrato que tiene la docencia, pero es absolutamente necesaria... Espero que entre todos podamos hacer del examen final un agradable momento de encuentro. Y acuérdense de RENDIR el examen... pero ustedes NUNCA SE RINDAN.

Cordialmente,
Patricia Calvelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada